DE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal. por Danilo Luna

November 11, 2018

DE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal.

Título: DE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal.

Nombre del archivo: De Histerias Cortas Volumen I Relatos Cortos De Novela Negra Suspenso Y Cronica Criminal.pdf

Fecha de lanzamiento: August 14, 2018

Número de páginas: 104 páginas

Autor: Danilo Luna

Dos mujeres frente a frente en una relación fatal, un sacerdote enfrentando la prueba de su vida, una mujer que ama a su hijo pero le esconde un terrible secreto y una joven atrapada en la guarida de un feminicida son solo algunos de los protagonistas de este conjunto de historias negras e histerias cortas.

En este libro encontrarás trece relatos criminales enmarcados en el genero de novela negra. Historias basadas en hechos cotidianos, realidades violentas que preferiríamos no ver pero están ahí, cada vez más cercanas, escritas desde la perspectiva de un ex periodista policíaco.

Extractos:

La confesión
—¿Usted cree que hay personas buenas que tienen que hacer cosas malas para poner al mundo a prueba, padre? Verá, yo soy una persona buena, creo en Dios, rezo, ayudo a mi comunidad y he matado a tres personas. La primera vez que maté a alguien tenía 11 años.

Amor, para siempre
—Conocí a alguien más.
No había necesidad de decirlo con rodeos.
—Es un chavo muy atractivo. Medio se parece a ti, creo que te va a caer bien.

2:17
«Debería conseguir pastillas para dormir», se dijo justo antes de cerrar los ojos.
La siguiente vez que despertó no se encontraba en su cuarto. Estaba atada de pies y manos, el estómago le dolía de hambre, tenía la boca seca y el dolor de cabeza la estaba matando.

Otro día en la oficina
—¿Por qué conoces a tantos policías, mamá?
La pregunta la tomó por sorpresa.
—No conozco a muchos policías —contestó con la mirada fija al frente, sin atreverse a voltear a ver esos pequeños ojos inquisidores.

¿Plata, o plomo?
Reportero y fotógrafo siguieron caminando después de cruzar una sonrisa. Estaban a unos metros de la casa cuando un oficial cayó al suelo con varios impactos de bala en el chaleco y uno en el cuello. Entonces se desató el infierno.

¿Y entonces?
Ambas estaban molestas, furiosas, pero más que eso decepcionadas de que no les permitieran seguir con su relación. En pleno Siglo XXI, a nadie debería de importarle que dos mujeres decidieran estar juntas.

El candidato
No es cualquier cosa ser Procurador General, pero me aventé el tiro y aquí estoy: candidato a la Presidencia de la República.
—Así que entenderás que me interesa mucho que ese caso que has estado investigando no salga a la luz.

Tú, o yo
Le dio la espalda y abrió el tambor de la pistola. Cinco balas relucientes; cuatro más de las que necesitaba.
—Tus decisiones te llevaron a esto y lo sabes mejor que nadie. Una vez te dije que el karma podía tardar, pero a fin de cuentas llegaba.

La espera
—Creo que se dieron cuenta de que no iban a obtener mucho de mí al segundo día. Nadie contestó la carta que dejaron en mi casa junto con mi dedo meñique. Si me hubieran preguntado les hubiera dicho que mi esposa me había dejado desde hace tres meses.

La venganza
—Estira la mano —repitió mientras lo sujetaba con más fuerza.
—No.
—Está bien —dijo mientras lo soltaba y colocaba la punta del cuchillo en sus testículos—. Tal vez quieras que empiece por aquí.

En la oscuridad
Me acuerdo que ni siquiera lo llevaban amarrado. Ya sabía lo que le esperaba y no trató de escapar. Hasta dio las gracias porque la orden del jefe era nada de tortura, solo meterle tres balas en el pecho.

La trampa
No tenía problemas con matar a uno de los dos, incluso a los dos; después de todo 213 mil personas mueren cada día en la tierra. Lo le molestaba era la forma en que tenía que hacerlo. En su mente estaba convencido de que a veces había que matar a alguien inocente por el bien del país, pero había que hacerlo de forma rápida y piadosa; la tortura debería ser reservada para los criminales.

La víctima
Nunca pensé que me convertiría en la víctima de un feminicida. Cuando me invitó a acompañarlo a su casa no la pensé dos veces, pero insisto, ya lo había decidido desde que lo vi en la barra, así que señores machistas, dense vuelo diciendo que todo fue mi culpa.

Leer on-lineDE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal. DE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal. DescargarDE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal. DE HISTERIAS CORTAS, VOLUMEN I: Relatos cortos de novela negra, suspenso y crónica criminal.

Libros Relacionados